miércoles, 27 de mayo de 2015

Retocando entradas: octubre de 2010

El artículo “Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (VII): Miñón” no cambia.

El artículo “Ruta de senderismo: Los montes Obarenes” no cambia. Espero poder repetir esta ruta en breve para poder actualizar contenidos.

 
El artículo "Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (V): la ermita de Robledillo y el Camino Real" no cambia.

El artículo “Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (IV): San Pantaleón del Páramo y Quintanilla Pedro Abarca” no cambia.

El artículo “Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (II): Úrbel del Castillo” no cambia

El artículo “Un particular recorrido por la cuenca del Úrbel (I): Fuente Úrbel.” No cambia.

El artículo “Ruta de senderismo: El Pozo Negro y el Tejo Milenario” no cambia.

El artículo “Hoyos del Tozo” ha sido retocado ligeramente.
 
El artículo “Tobes y Rahedo” ha sido retocado ligeramente.
 
Las fotos del artículo “Desastres a las puertas de Burgos” han sido puestas a mayor tamaño.
 
En el artículo “Barbadillo del Mercado” se han puesto las fotos a mayor tamaño

El artículo “Iglesia románica de Vizcaínos de la Sierra” se ha retocado ligeramente.

El artículo “Jaramillo de la Fuente: Rollo Jurisdiccional” ha sido modificando ligeramente.

El artículo “Ruta de Senderismo: Los montes de Oca” se mantiene, aunque existe una versión más actualizada y fiable.

lunes, 25 de mayo de 2015

Antiguos monasterios burgaleses: Santa María de los Valles de Torresandino

Volvemos a publicar el artículo dedicado a una de nuestras antiguas ruinas monasteriales menos conocidas, las del monasterio de Santa María de los Valles de Torresandino, aprovechado que recientemente, por fin, he podido cursar una visita a sus ruinas.
 
El acceso a este escondido lugar se realiza por una pista que nace en el pueblo de Torresandino y que transcurre paralela al río Esgueva. Pasado más de dos kilómetros nos desviamos más del río ganando altura; hasta llegar a la todavía importante mole de la iglesia gótica del antiguo monasterio. También se puede llegar desde el pueblo de Villovela de Esgueva, por un camino que pasa junto a la ermita de Santa Lucía y su enorme moral.
 
 
 

miércoles, 20 de mayo de 2015

Eremitorios altomedievales de Burgos: San Pedro de Argés

Aunque son más conocidos los vecinos ejemplos de Valderredible (Cantabria) y Palencia, en Burgos también existen numerosos ejemplos de eremitorios altomedievales. Incluso se puede establecer una continuidad geográfica desde la zona de las Tuerces Palentina hasta el condado de Treviño. Algunos expertos se atreven a hablar incluso de una Capadocia Cantábrica.
 
Cuando se habla de eremitorios altomedievales estamos hablando de pequeñas cavidades excavadas en rocas blandas a las que se les da una configuración de iglesia más o menos elaborada. Estos lugares serían el centro de referencia de pequeñas comunidades eremíticas establecidas en torno a los siglos IX y X, aunque también las hay anteriores.
 
Recientemente, algunos autores apuestan más por la denominación de iglesias rupestres, asumiendo que, más que corresponder a una población eremítica, lo que estamos observando es más bien los restos de antiguas poblaciones; considerando que las otras edificaciones de los poblamientos serían menos resistentes al paso del tiempo y habrían desaparecido. De este modo, iglesias como las de San Bernabé en Sotoscueva o Nuestra Señora de la Peña en Tosantos serían herederas de estas primitivas iglesias.
 

lunes, 18 de mayo de 2015

Ruta de senderismo: La sierra de Oña

(Volvemos a publicar un artículo antiguo totalmente reformado y actualizado)
 
La sierra de Oña, y más en concreto la Mesa de Oña, es una elevación fácilmente distinguible desde las parameras del centro burgalés. En contraprestación, desde este lugar se tienen muy buenas vistas de toda la comarca de La Bureba. Hoy caminaremos por esta zona que supone el inicio de los Montes Obarenes; por un paisaje de prados, arbustos y arbolado de diversas características.
Dificultad: Media. El ascenso inicial se puede hacer duro por lo prolongado del mismo.
Orientación (sin GPS con track o cartografía): Más bien fácil en general. Es un pelín complejo encontrar la mejor opción para subir a La Mesa.
Belleza: Normal
Tiempo y distancia: 4 horas y 45 minutos (17  kilómetros) (sin acceso a la mesa de Oña se reduce aproximadamente en 1 km y media hora, respectivamente).
 
Situación
 
La mejor opción para llegar a Oña desde Burgos es la clásica combinación Briviesca-Cornudilla. También se puede acceder por la carretera de Poza. El punto de inicio se sitúa en la plaza del padre Cereceda, a escasos metros del Monasterio de San Salvador de Oña.
 

 

viernes, 15 de mayo de 2015

Eremitorios altomedievales: las Gobas de Laño

Vamos a terminar este recorrido por el Condado de Treviño con la visita a las llamadas “Gobas” de Laño. Se trata de un relativamente alto número de estructuras altomedievales excavadas en la roca, con un categoría y grado de conservación que las han convertido en uno de los elementos patrimoniales de mayor interés de todo el enclave.
 
Las “Gobas” (denominación que parece provenir del euskera Goba – cueva) se encuentran en la base de las escarpadas laderas calizas del lado derecho del estrecho valle que conduce a Laño. En el lado izquierdo se localiza otro grupo rupestre, Santorcaria, de interés algo menor y de acceso algo más complejo; y que por diversas razones no incluimos en esta visita.
 
Área de Santorcaria visto desde "Las Gobas". Obsérvese como el fondo del valle es utilizado como vivero de árboles.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Iglesia de Saraso

La iglesia de Saraso tiene una estructura con origen en el románico tardío, aunque muy alterada por reformas posteriores. La podemos descubrir gracias a la presencia de algunas ventanas de arco ligeramente apuntado.
 


 
 
Y sobre todo en una portada más bien sencilla que concentra su interés en los capiteles. Entre sus escenas existen algunas de martirios, eventos de caza o episodios bíblicos.
 


 
 
No podemos dejar de destacar la puerta, con un claro sabor a añejo, y la propia forma de la jamba.
 
 
 
En algunos sillares se distinguen inscripciones, lo que puede implicar la utilización de antiguas estelas romanas.
 
 

lunes, 11 de mayo de 2015

Ermita románica de San Vicentejo de Treviño

Desde el camino que conduce a Ochate ya se puede distinguir, si se sabe hacia dónde mirar, el pueblo de San Vicentejo y, especialmente, su conocida ermita románica de la Purísima Concepción. Este pueblo se ubica por el paso principal que comunica Treviño con Vitoria (no en vano estamos a unos 10 kilómetros de dicha ciudad).
 
 
Estamos sin duda ante una los templos románicos más interesantes de toda la provincia. El edificio, como algunos otros de su categoría, destaca desde el primer momento por la impresión general de armonía y calidad de construcción. A ello contribuye también el hecho de que se encuentra algo apartada del casco urbano, sin interferencias que dificulten contemplar su perímetro.
 
 
No obstante, aunque la nave y la portada, más bien sencilla con sus siete arquivoltas, se limitan a cumplir este patrón, el conjunto del ábside muestra multitud elementos originales que el maestro logró incorporar con gran habilidad, como si quisiera demostrar hasta donde llegaban sus dotes.
 
Dividido en cinco tramos, separados ya por curiosos contrafuertes de base poligonal, en cada uno de ellos observamos arcadas apuntadas; estando los tres centrales ocupados por ventanas abocinadas. Por encima de las ventanas aparecen curiosos resaltes decorados, apareciendo en uno de ellos dos misteriosas figuras. Por encima de los resaltes el constructor diseñó una culminación a base de una complicada arquería de arcos ciegos trilobulados, integrando hábilmente capiteles intermedios en el arranque de cada uno de ellos. La escultura, con base de motivos vegetales, es sencilla pero muy bien trabajada, demostrando también la alta capacidad del artista que aquí intervino.

 
El fuerte contraste entre lo que encontramos en el ábside y en el resto del templo han hecho plantear a los expertos el hecho más que probable que el plan original fuese mucho más ambicioso; teniéndose luego por alguna razón que modificarlo para concluir el edificio de manera correcta y elegante pero mucho más sencilla. Resulta interesante imaginar cómo hubiese sido en este caso, aunque nunca lo sabremos.
 

El interior, al que lamentablemente no pudimos acceder, obedece a los mismos patrones descritos, aunque con mayor riqueza ornamental. La originalidad e importancia de San Vicentejo, obra singular dentro del románico castellano, destaca aún más por la ausencia de ejemplos de calidad en el entorno; hechos todos ellos que permiten clasificar a esta fábrica incluso como enigmática.
 
Cerca de la portada aparece una inscripción fundacional en cuya interpretación, en general, se tiende a aceptar la fecha de 1162, aunque pudiera ser algo posterior. Dentro de las teorías explicativas acerca de las relaciones de este templo, parece estar vinculado con el románico borgoñón, con lejanas similitudes a lo que encontramos en algunos puntos de los templos de Oña y Cardeña.
Más información en la web Románico Digital.